A través de los ojos de César Irala

8 May

 

Image

 

“Cuenta la leyenda que en medio de la selva guaraní, existía un río sereno y manso. Este río andaba muy triste, reclamaba todos los días acerca de la rutina de ser un río, y, se quejaba de su suerte, por haber nacido como tal. Deseaba algo distinto, deseaba aventura.
 Sus reclamos llegaron hasta los oídos de la Madre Tierra, a través de unas garzas blancas que volaban por ahí. Ella, sabia como ninguna, y, compadeciéndose de su hijo, formó un inmenso tobogán para que él pueda jugar. 
A partir de ese entonces, todos los ríos corren contentos y de tanto en tanto, nos sorprenden dando saltos en sus toboganes y gritando de contentos, casi rugiendo.” César I.

 

Salto Ñacunday, a 75km de Ciudad del Este

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: